Bibliotecas efímeras

Buscando en los estantes de una librería anticuaria algún libro curioso con el que aumentar mi biblioteca, encontré un volumen impreso en 1890 que versaba sobre electricidad y microbiología.

Lo que me fascinó de ese libro fueron los más de 300 grabados que vestían sus páginas. Además, presentaba en el lomo las iniciales de su antiguo propietario y un poco más arriba, justo debajo del título, los restos de una de esas etiquetas antiguas que parecen un sello en blanco, en la que aparecía escrito a plumilla un código indicando el lugar que ocuparía en algún anaquel.

Compré el libro y cuando llegué a mi escritorio perdí la noción del tiempo admirando sus ilustraciones. Luego le busqué un lugar en mis estantes y encontré un hueco entre dos libros que también conservaban la etiqueta manuscrita con esos códigos compuestos por números y letras.

Mientras lo colocaba me puse a pensar en el camino que habría recorrido todos esos libros antes de que llegaran a mis manos. Seguramente, los volúmenes más castigados habrían cambiado de dueño innumerables veces a lo largo del tiempo.

Otros, en cambio, habrían corrido mejor suerte durmiendo el sueño de los justos en algún lugar indeterminado los últimos cien o doscientos años, indemnes a la luz del sol y a la polilla, a juzgar por su estado excelente.

Descanso interrumpido, supongo, por la muerte del bibliotecario. Es entonces cuando las bibliotecas corren un alto riesgo de perderse y los libros cambian de manos, cuando los herederos no los aprecian o no saben qué hacer con ellos.

En el peor de los casos acaban en la basura. Los más afortunados van a parar a uno de esos osarios de libros que son las librerías de viejo, entrando en circulación de nuevo.

Entonces puede que alguien encuentre en uno de sus estantes algún libro interesante, y seducido por el encanto de sus grabados decida incorporarlo a su particular y efímera biblioteca, formada por los restos de otras que han ido desapareciendo, a sabiendas de que la suya, con el tiempo, correrá la misma suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s