Una tienda de Triana de 1910

En algún momento de la década de 1910, un fotógrafo desconocido entró en una tienda de Triana y tomó la fotografía que acompaña a este artículo.

Una interesantísima instantánea a la que el tiempo ha ido sumergiendo en esa misteriosa neblina que acaba velando las fotografías antiguas.

Envuelta en esa atmósfera de ensueño aparece ante nosotros lo que parece ser una sombrerería. Da la sensación, al escudriñar la fotografía, de que en cualquier momento va a salir un dependiente de la trastienda para preguntarnos qué deseamos.

No sé usted, pero yo lo que deseo es curiosear en el interior de las vitrinas. Para ello, le propongo pasar conmigo detrás del mostrador y descubrir la mercancía que hay expuesta tras los cristales. Adelante, usted primero.

Fíjese en la cantidad de sombreros, sin orden ni concierto, que atiborran los estantes superiores. Los hay de todas clases.

Pero lo más interesante se encuentra en las baldas inferiores, donde hay toda una miscelánea de objetos. Destacan los quinqués. Los frascos de perfumes con vaporizador. Las flautas. Los silbatos en distintos modelos y tamaños, para su uso en el sport, o en el desempeño de guardias urbanos y serenos. Las bandejas plateadas con tapa para usar en la mesa. Y los juegos de tazas y teteras en porcelana con preciosos dibujos. Los preferidos por la colonia inglesa.

A la derecha encontramos más sombreros amontonados. Abajo, hay un hueco dedicado a los relojes. Hay de sobremesa y despertadores. Más tazas y teteras. Cepillos pequeños y escobillones. Juegos para la limpieza de chimeneas. Un surtido de paraguas y bastones. Fuera de plano hay quincallería y objetos de cristal. También hay fustas y látigos. Y en el vidrio de la puerta, a la derecha, un pequeño cartel publicitario del que solo pueden leerse un par de letras.

La mesa que hay entre el mostrador y la vitrina está cubierta con una especie de manta gruesa, y sobre ella, catálogos, muestrarios de telas y objetos varios.

Veo que el lugar le ha atrapado. Se ha hecho un poco tarde. He de regresar a mi escritorio, usted puede quedarse curioseando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s