Unos “canarios” en Sevilla

Hace unos días nos preguntábamos qué quedaba del antiguo tranvía y fijamos la mirada en las rosetas de fundición que sujetaban el cable de la catenaria, y que aún sobreviven en algunas viejas fachadas de Las Palmas de Gran Canaria. Cabría ahora preguntarse: ¿qué sucedió con nuestro tranvía cuando dejó de circular?

Para obtener una respuesta acudimos a Antonio Luis Hernández Hernández, canario afincado en Madrid desde hace cuarenta años, y experto en medios de transporte guiados.  Antonio posee una amplia biblioteca sobre el tema, y conoce al detalle la historia de nuestro desaparecido tranvía. Él fue quien localizó la locomotora que hoy podemos ver tras unos cristales en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología.

Estuvimos casi una hora hablando por teléfono, y en esa conversación me contó que en 1941, la Compañía de Tranvías de Sevilla compró al Ayuntamiento de Las Palmas diez coches, que fueron conocidos en Sevilla como “los canarios”. Seis de estos coches tenían motor, y fueron numerados en su nuevo destino como 141, 142, 143, 144, 181 y 182. A los dos últimos se les quitó el motor y pasaron a ser remolques. Los otros cuatro fueron numerados como 183, 184, 185 y 186. Todos estos vehículos, motores y remolques, estuvieron en servicio hasta 1955, aproximadamente. Si tenemos en cuenta que entraron en servicio en Las Palmas en 1910, y prestaron servicio hasta 1937, entre Las Palmas y Sevilla rodaron unos cuarenta años.

La fotografía que encabeza este artículo y las demás pertenecen al archivo de Antonio. En la primera puede verse al tranvía a motor 142, con el mismo aspecto que tenía en Las Palmas, haciendo el recorrido en la línea 13 “Macarena – Cementerio de San Fernando”.

En esta otra imagen tenemos al remolque 184, sin apenas cambios de cuando circuló en nuestra ciudad, enganchado a un tranvía motor en la línea B, que cubría un recorrido interurbano desde Sevilla a Camas.

Bajo estas líneas aparece el remolque 186, con nueva carrocería, prestando servicio en la misma línea que el anterior.

Finalmente, el tranvía a motor 196, construido en Sevilla en torno a 1955 aprovechando gran parte del tranvía 144, que había venido de Las Palmas.

Una lástima que nuestro Ayuntamiento no conservara ninguno de esos coches. De nuestro legendario tranvía no quedan más que las rosetas, unos pedazos oxidados de vía, y una colección de encantadoras fotografías que evocan el recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s