Ultramarinos finos

Hoy es 13 de abril de 1882, y hace un espléndido día. Trabajo para unos ingleses como contable, y hoy tengo el día libre. Aprovecharé para ir a comprar a El País, una tienda de coloniales situada en Vegueta, en el nº 13 de la calle de la Pelota.

Según leí ayer en la prensa, acaban de recibir por los últimos vapores españoles, ingleses y franceses, artículos propios para todas aquellas personas que en la presente época salen de la población para solazarse en Tafira y en los demás pintorescos campos de esta isla, y yo mañana pienso salir temprano en calesa con mi familia para disfrutar de un suculento almuerzo en el campo.

Entre los artículos recién llegados de ultramar se encuentran los tan sabrosos jamones de Westfalia, la tan conocida mortadella de Primo-Cartello, puliana, tapioca, encurtidos, alcaparras, sardinas de Nantes en aceite y con tomates, y el acreditado chocolate de Matias López, el preferido de los niños, ¡y de los adultos!

También han recibido mermelada, carne en lata de 2 libras, chocolate francés, mostazas varias, salsas para beasteak, leche condensada, Petitpois, pimientos morrones, y galletas de diez clases distintas. Anuncian que tienen jarabe de limón, para hacer refrescos y helados instantáneamente. Y si queremos delicatessen, también las tienen: Langostas, salmón y ostras.

Y para acompañar estos manjares en sus estantes hay cervezas de tres clases y ginebras de cuatro marcas diferentes. Disponen además de cuatro variedades de arroz, y si queremos lavarnos las manos durante la excursión ofrecen jabón de tres fragancias distintas. Puede que nos caiga la tarde en el campo y comience a oscurecer, será mejor que no olvide comprar belmontina para el quinqué, en el almacén El País la tienen de 3 clases, entre ellas hay una de calidad superior que es inodora y que se ha hecho bastante popular en Las Palmas.

En la oficina donde trabajo me han dicho que en este establecimiento, además de calidad, tienen precios económicos y que continuamente ofrecen un completo variado y fresco repuesto de artículos de Bucólica. ¿A qué esperan? Además ahora no tendrán que pagar derechos en el fielato, porque si es para pasar el día en el campo, el almacén El País se hace cargo de los impuestos. ¡Que conste que no me llevo comisión!