Instantáneas de guerra

Ha caído en mis manos el diario de un soldado de la Guerra Civil Española. Se compone de 19 folios y 16 cuartillas, y en ellas no solo habla la tinta, también la sangre reseca que aparece en algunos de los márgenes. Líneas escritas desde una siniestra trinchera, un hospital, o una posición elevada junto a un castillo en ruinas, donde el escribiente no puede asomar la cabeza porque una bala le espera. Un testimonio valioso que nos habla de la guerra desde dentro, y eso no se cuenta en un libro de historia. Estoy transcribiéndolo y espero poder compartir su contenido muy pronto.