La vidriera de la calle Muro

En Triana, en el número 2 de la calle Muro, bajo uno de los arcos de medio punto del palacete de Úrsula Quintana y Llarena (1819-1909), hay una preciosa vidriera blasonada que pasa totalmente desapercibida para el viandante.

La maravilla de vidrio y plomo se encuentra en uno de los vanos del margen derecho del impresionante edificio proyectado por Manuel Ponce de León en 1863, concretamente en una de las ventanas del popular asadero de pollos La Plazuela.

En la vidriera aparece dentro de un círculo un gran escudo de armas rematado con un yelmo, rodeado de un diseño inspirado en la naturaleza donde los motivos vegetales alternan con unos elaborados medallones. Es muy difícil apreciar los colores porque la luz no la traspasa debido a un elemento propio del comercio que hay en el interior del establecimiento y que la tapa por completo.

La fotografía más antigua que he encontrado de este palacete fue tomada en la década de 1890 y no aparece en ella la vidriera, por lo que probablemente fue instalada en fechas posteriores, o retirada en la época en la que estuvo la Botica de Bojart y vuelta a poner años más tarde.

Para añadir más misterio al asunto, el escudo nobiliario no se asemeja al que preside la fachada, que corresponde a los apellidos Quintana, Nava, Falcón y Llarena. Tal vez algún lector pueda arrojar algo de luz sobre el blasón de la vidriera. Yo por mi parte seguiré haciendo mis averiguaciones, si resuelvo el enigma lo compartiré con ustedes. Mientras tanto, recuerde alzar la vista cuando pasee por la calle Muro y deleite sus pupilas.