Encontrar un ejemplar de Humor isleño (1961), de Eduardo Millares Sall, no es complicado. No sé qué tirada tuvo, pero debió ser corta. De vez en cuando aparece uno en el mercado del libro usado, aunque hasta ahora todos los que he visto estaban en muy mal estado. Digo hasta ahora porque hoy he dado con un ejemplar perfectamente conservado, y además está firmado por el autor. La dedicatoria va dirigida a la artista Marlene Wefers, e incluye una caricatura a mano alzada del mítico personaje. El libro contiene en letra de imprenta la siguiente dedicatoria: «Dedicado a Pepe, el popular limpiabotas del Parque Santa Catalina». El prólogo es de Pedro Lezcano, y el libro fue impreso en la imprenta del poeta. Una maravilla.