Me encantan los anuncios antiguos. Sus diseños e ilustraciones me transportan a épocas remotas. Este, encontrado en una revista Nuevo Mundo publicada en 1908, invita a mirar lejos, en el paisaje y en el tiempo.