Un modesto caballero de 1912

De mi archivo fotográfico rescatamos hoy a un elegante caballero que acudió a retratarse al estudio de Luis Ojeda Pérez, a comienzos de 1912. En el reverso escribió con bella caligrafía: «Aprovecho la oportunidad de marcharse el portador pues siempre es mejor remitir estas cosas a la mano que por correo. Me encontrarás mejor de lo que soy pero no tengo yo la culpa que la máquina fotográfica me haya mejorado. Tu hermano que te quiere, Enero 6/912. Juan.» Parece que el retratado abandonó Gran Canaria, tal vez partió en busca de nuevos horizontes en uno de aquellos vapores que iban para América.