Víctor Grau Bassas. Cartas desde Argentina (I)

FEDAC

Hoy rescatamos de mi archivo una carta inédita escrita el 10 de enero de 1893 por una niña. Se llamaba Ángela Amelia Grau Bethencourt, y era hija de Víctor Grau Bassas. Como sabrán, Víctor se vio obligado a emigrar a Argentina tras ser acusado injustamente de quedarse con algunos bultos del vapor Villé de Pará, hundido en la Baja de Gando el 11 de octubre de 1884.

Jose Miguel Alzola escribió una interesante biografía de este ilustre caballero, titulada Víctor Grau Bassas, primer conservador de El Museo Canario, obra que recomiendo. Gracias a Alzola sabemos que Grau abandonó para siempre Gran Canaria el 30 de enero de 1889 en el vapor Savoie, y que su mujer Amalia y sus cinco hijos se reunieron con él al año siguiente.

Las peripecias de Grau en Argentina durante los dos primeros años quedaron de su puño y letra en las cartas que envió a su confidente y colega Juan Padilla, pero esta vía informativa se corta cuando su querido amigo fallece en 1891.

El documento que hoy les presento forma parte una colección de ocho cartas escritas por cuatro de los hijos de Víctor, y dirigidas a su cuñada, Ángela Bethencourt Montesdeoca, hija del comerciante de Teror Francisco Bethencourt López.

A continuación, la transcripción de la carta:

Pigüé 
Enero 10 de 1893

Queridísima titi Lita.
Tengo muchos deseos de verte pero estamos tan lejos que es imposible.

Aquí no hay ninguna diversión, lo único que hay algunas veces son bailes que hacen cuando hay algunas fiestas, y el mes pasado vino aquí una compañía de dramas y zarzuelas y nosotros fuimos varias veces porque nos llevó una amiga de mamá y otras veces fuimos con papá. Ahora salimos todas las tardes con unas amigas a dar algunas vueltas por el pueblo y otras tardes jugamos a la pelota y por las noches salimos a pasear con mamá.

El día de año nuevo comieron (vinieron) unas amigas de mamá, a comer aquí en casa y a la noche fuimos con ellas al teatro.

Papá está haciendo una colección de huevos de avestruz y de otras aves para hacerte un rosario para mandártelo.

Titi Lita (con) las muestras que tú mandaste vamos a hacer cojines, los cojines que tú mandaste todavía no se han tocado como tú los mandaste.

Muchos besos y abrazos a mamá Angelita, a Pepe, a María José, a Alfredo y a ti muchísimos besos y abrazos de tu sobrina que te quiere muchísimo.

Ángela A. Grau